You are here

precauciones a tener en cuenta en la transmisión de claves y datos bancarios por Internet

Cada día es más común al compra online, el acceso a la banca electrónica para ver nuestro saldo o para hacer transferencias asi como para acceder a bienes y servicios a través de internet, haciendo que los usuarios tengan que identificarse introduciendo datos como el nombre, apellidos, contraseña o numero de cuenta, y pese a que estos sitios web son cada vez mas seguros, hay quien se las sigue ingeniándoselas para saltarse las barreras de seguridad e intenta hacerse con información personal.
Hay investigaciones que demuestran que existen programas maliciosos, capaces de descifrar las combinaciones de números y de letras distorsionadas que tenemos que escribir para acceder por ejemplo al correo electrónico. Además junto a estas nuevas técnicas y programas conviven otras que tratan de confundir a los usuarios para robarles sus datos, normalmente con fines fraudulentos y generalmente económicos.
Desde la Agencia Española de Protección de Datos ya se nos indicaba hace un tiempo en que consisten algunas de estas técnicas, y se nos ofrecían algunas recomendaciones para prevenirnos ante ellas.
 
Una de las técnicas desafortunadamente mas populares, es la conocida como phising, un fraude que consiste en hacerse pasar por una entidad real, por ejemplo un banco, para obtener los datos y claves de acceso de sus usuarios. El cauce mas habitual de difusión de estos ataques es el correo electrónico. Otra técnica es el denominado farming que consiste en crear un duplicado igual al de la página web de un banco, para hacer creer a sus usuarios que están navegando en la verdadera página y hacerse así con las claves y datos de sus cuentas.
 
Ante este tipo de técnicas es muy importante tener presente algunas recomendaciones, introducir nuestros datos personales y bancarios a través de Internet es una acción que hay que realizar con prudencia, tratando de asegurarnos de que nuestros datos están seguros y no son captados o difundidos por otras personas. Es necesario estar muy atento a los correos que nos resultan sospechosos y tener en cuenta que es muy poco usual que nuestro banco o caja nos solicite a través de Internet nuestras claves bancarias o tarjeta de crédito. Es conviene al menos desconfiar de aquellos que no estén redactados en el idioma de comunicación habitual con la entidad. 
Además cuando estemos haciendo algún tipo de transacción o compra a través de Internet es importante fijarnos en si la página es segura. Por ejemplo, cuando estemos en una zona de pago, deberíamos fijarnos si en nuestro navegador aparece el dibujo de un candado, suele estar en la barra inferior a la derecha, y al pulsar sobre el nos dará la información relativa del sistema de seguridad que utiliza la página. Conviene igualmente visualizar si donde comienza la dirección web, aparece el protocolo "https", en lugar del habitual http, lo que nos indica que se ha establecido un canal seguro.
 
De cualquier modo siempre es recomendable que en caso de duda nos pongamos en contacto con la entidad, empresa o banco antes de efectuar una transacción o remitir datos personales vía telemática.
 
logo_inverse

...la página se está cargando...