You are here

TRIBUNAL SUPREMO: 15.000 € POR PUBLICAR UNA FOTO PROCEDENTE DE UNA RED SOCIAL

El Tribunal Supremo condena a un diario a indemnizar con 15.000 € a un particular por el uso de su imagen procedente de su cuenta de Facebook.
 
El Tribunal Supremo, Sala I de lo Civil, ha condenado a La Opinión de Zamora a indemnizar con 15.000 euros a un particular del que obtuvieron la fotografía a través de su cuenta de Facebook y que fue publicada en portada en la edición en papel del periódico. Además se ha condenado al diario a retirar dicha fotografía de todos los ejemplares que se hallen en su archivo así como a no volver a publicar la foto en ningún soporte. Si bien el Juzgado de Primera Instancia de Bilbao y la Audiencia de Bizkaia habían establecido una indemnización de 30.000 euros, el alto tribunal lo ha reducido a la mitad al indicar que el diario no incurrió “en ninguna extralimitación morbosa” con la utilización de la imagen.
 
El Pleno de la Sala indica que es lícito que cualquier persona pueda acceder a la fotografía de una cuenta de red social porque está autorizada por el usuario en cuestión e incluso que el titular no pueda poner reclamación contra la empresa que presta los servicios de la plataforma donde opera la red social porque un tercero haya accedido a esa fotografía, si bien ha coincidido en subrayar que su publicación supone una intromisión ilegitima en el derecho a la propia imagen y por tanto sería necesario un consentimiento expreso, puesto que el consentimiento del titular de la imagen para el que público en general, o un determinado número de personas, pueda ver su fotografía en un blog o en una web de una red social, no conlleva la autorización para que un tercero pueda hacer uso de esa fotografía y publicarla o divulgarla de una forma distinta pues no constituye un consentimiento expreso (art. 2.2 de la Ley Orgánica 1/1982 de protección de derecho al honor y la propia imagen) que excluya la ilicitud de la captación, reproducción o publicación de la imagen de una persona.
La resolución también precisa que aunque no se requiere que el consentimiento sea formal (por ejemplo, por escrito), sí es necesario que se trate de un consentimiento inequívoco, como el que se deduce de actos o conductas que no sean ambiguas ni dudosas.
 
Por tanto y para evitar sanciones futuras, los diarios y demás medios de comunicación deberán, o bien solicitar el consentimiento del titular de la imagen aunque la misma se encuentre publicada en un blog, red social o similar y sea accesible por el público en general, o bien desechar este tipo de prácticas publicando fotografías sin imágenes de personas identificadas o identificables en tanto no cuenten con la consabida autorización del retratado (puntualizando que, como se suele decir "para curarse en salud", aunque dicho consentimiento se indica que no es necesario que sea formal, si es recomendable que se obtenga de modo que quede constancia de algún tipo para poder acreditarlo debidamente en caso de posterior denuncia).
 
logo_inverse

...la página se está cargando...